Como tapar un hueco

En una pared de ladrillo o bloques celulares, sin carga: toda obra de fábrica tiene un «aparejo» determinado; es decir, los ladrillos colocados de una forma especial para evitar que coincidan las juntas verticales formando una línea continua. Por esta razón, al cerrar un hueco (por ejemplo, una puerta o una ventana de servicio) hay que adaptarse al aparejo de la pared para no desequilibrar la resistencia de ésta. Si la pared es de «ladrillo visto», es decir, sin revoque, procure casar en lo posible el color y la textura de los ladrillos para que no se note el «parche». Apertura de un hueco en una pared de entramado de madera sin carga: algunos tabiques están formados por un armazón de madera forrado por ambos lados con cartón de yeso, y luego van revocados. Dichas paredes reciben el nombre de «tabiques de entramado», y suelen tener los montantes colocados a intervalos de 400 o 450 mm. Si la anchura del hueco es mayor, hay que cortar uno o más de estos montantes y colocar travesaños horizontales en la parte superior e inferior de la abertura para sujetar y reforzar los montantes cortados. Si es posible, procure que los extremos laterales del hueco coincidan con montantes para dar a éste mayor estabilidad; de lo contrario, tendrá que intercalar unos montantes cortos entre los travesaños. Corte el cartón de yeso con cuidado para no dañar algún cable eléctrico que pudiera haber en el interior del tabique. Como medida de precaución, desconecte el interruptor principal. Cómo cerrar un hueco en una pared de entramado de madera sin carga: el hueco (que puede ser una puerta o una ventana) llevará un revestimiento de madera en la parte superior y en ambos lados, fijado a los montantes; es decir, el marco de la puerta o ventana propiamente dicho. Este marco hay que desclavarlo para dejar al descubierto los montantes a los que va unido. Si el hueco es muy ancho, habrá que colocar montantes intermedios, con sus correspondientes travesaños, antes de cerrarlo. Si los tableros de revestimiento de la pared ocultan toda la cara de los montantes, clave unos listones de 25 mm a lo largo de éstos para crear una superficie a la que poder fijar los nuevos paneles de cartón de yeso. Corte éstos a la medida del hueco y clávelos a los montantes, teniendo en cuenta que deben quedar ligeramente hundidos para poder dar encima una capa de yeso a fin de igualarlos con la pared.